Objetivo General:

Nos planteamos estimular la atención visual y  promover  el examen y la exploración visual como medio para poder recibir información visual.
 

Objetivos Específicos:

  • Comprobar si el niño o niña responde ante la luz.

  • Saber si el ojo responde ante un estímulo.

  • Determinar la existencia de la dominancia de uno de los ojos en las tareas visuales

  • Desarrollar y reforzar el control voluntario de los movimientos de los ojos.

  • Sentir  y percibir la presencia de la luz y promover la reacción ante ella favoreciendo la atención visual.

  • Favorecer  el contacto visual y promover la fijación de la mirada. Mantener el contacto ocular.

  • Promover la atención hacia la otra persona en sus movimientos, gestos y acciones.

  • Favorecer la atención visual hacia los objetos y promover la exploración de los mismos (desarrollar la intención de acción).

  • Estimular el seguimiento visual  de objetos en movimiento.

  • Estimular al niño o niña hacia la conciencia visual del color a través de los matices de los colores más llamativos (Esto se enmarcará dentro del proyecto globalizador de cada trimestre y con contraste de color. Por ejemplo, blanco y negro).


Actividades:

    1. Dirigir una luz (procurando que sea una luz que no moleste, como, por ejemplo, una linterna pequeña de bolígrafo) hacia los ojos del niño o niña, a una distancia cercana (más o menos de unos 30 centímetros) y comprobar si la pupila se dilata, contrae o sigue igual.

    2. Después de salir de una habitación a oscuras observar sus pupilas.

    3. Comprobar si hay ausencia de reflejo parpebral o parpadeo, moviendo, por ejemplo, la mano  con los dedos abiertos hacia su cara (intentar no crear corriente de aire).

    4. Mantener una luz u objeto pequeño a una distancia entre 30-40 centímetros del ojo, cubrir alternativamente cada ojo y observar si hay algún cambio de comportamiento.

    5. Nos situamos frente al espejo. Colocamos al niño o niña y reforzamos para que se vea.

    6. Frente al espejo (pero ahora nosotros) saltamos, sacamos lengua, nos movemos de un lado a otro, ponemos caras “raras”...

    7. El mismo ejercicio, pero con objetos familiares.

    8. Ponernos delante del niño o niña y con refuerzo verbal y gestual estimularle para que nos mire. Cada vez vamos potenciando que nos mire a los ojos. “Lo buscamos”.

    9. Nos ponemos delante del niño o niña, le tapamos los ojos con un trapo y cuando los destapamos potenciamos que nos mire poniéndonos una careta.

    10. Nos ponemos gomets, nos pintamos la cara, nos ponemos en los ojos unas gafas llamativas y nos acercamos a él o a ella, en su espacio vital.

    11. Cerca del niño o de la niña vamos utilizando distintas expresiones faciales: risa, llanto,...

    12. Nos tapamos con una tela y emitimos distintos sonidos potenciando que nos mire. Cuando nos mira nos destapamos. Refuerzo positivo.

    13. Cantamos canciones familiares y que les agraden y potenciamos que nos miren a los ojos a través de palabras cálidas y reconfortantes. Les cogemos las manos y establecemos un ambiente muy agradable.

    14. Llamamos al niño o niña y nos escondemos potenciando la búsqueda. Lo realizaremos como un juego: primero haremos que nos mire (no espontáneo), lo miramos nosotros (contacto ocular) para posteriormente hacer que sea él/ella quien nos encuentre.

    15. Utilizamos guantes en las manos promoviendo la atención  visual. Posteriormente también potenciamos el seguimiento visual de los mismos.

    16. Pintaremos las manos de colores llamativos y posteriormente pintaremos las suyas.

    17. Pintamos sus manos, por ejemplo de pintura de dedos negra (por el contraste) y las estampamos en una cartulina blanca.

    18. Previamente atraer su atención hacia las cortinas. Posteriormente, después de moverlas, las abrimos, apoyando con lenguaje  oral y gestual, la entrada de luz. Idem al cerrarlas.

    19. Le presentamos una luz a través de una linterna. Cuando la mire la apagamos. Posteriormente le volvemos a presentar la luz y vemos si la busca, si se orienta hacia ella.

    20. Utilizamos un proyector de luz o un foco en una habitación a oscuras. Primero buscamos que fije la mirada en luz para posteriormente mover el foco de luz para estimular a su seguimiento.

    21. Utilizamos el televisor o vídeo, donde ponemos películas, anuncios, dibujos que les resulten familiares (información dada por la familia) y potenciamos la atención visual hacia los mismos.

    22. Haremos sombras a través de una sábana con la habitación a oscuras.

    23. Hacemos pompas de jabón y promovemos primero la atención visual hacia ellas y posteriormente el seguimiento de las mismas.

    24. Utilizamos diversos juguetes de luces. Primero se lo enseñamos para posteriormente potenciar su seguimiento. Utilizaremos objetos familiares o aquellos por los que muestre algún interés.

    25. Utilizamos los juguetes anteriores para esconderlos y potenciar su búsqueda.

    26. Las mismas actividades pero con juguetes con luz y sonido. Hacemos sonar al juguete. Posteriormente sólo lo haremos sonar cuando lo mire. Refuerzo verbal, gestual...

    27. Utilizamos “móviles” que colgamos dentro de su campo visual (los acompañamos de sonidos).

    28. Le ponemos dichos juguetes a su alcance para que pueda cogerlos. Posteriormente los vamos alejando y vemos su reacción (no los puede alcanzar).

    29. Utilizamos el ordenador personal para ver distintos contrastes y matices de color y cambios en los mismos.

    30. Utilizaremos marionetas de madera o de tela y escenificamos un cuento muy sencillo (lo ambientamos): por ejemplo, caperucita y el lobo. Moveremos la marioneta y potenciamos su seguimiento. Primeramente se las  “presentaremos”. Por último se la colocamos en su mano.

   

 

Inicio del Curso Inicio del Módulo Anterior Siguiente